Liebre de piornal II (Lepus castroviejoi)

Esta entrada es un poco diferente al resto, no tanto  por el contenido sino por la forma de contarlo, quizas un poco mas técnica y siguiendo unos patrones de estudio de forma que puede ser publicado con cierto rigor, mas allá del caracter divulgativo que intento mantener en todo momento. No obstante creo que la liebre de piornal bien lo merece y si alquien quiere y puede decidir al respecto de esta especie y lee esto, espero que pueda contestar alguna de mis preguntas.




Liebre de piornal: el endemismo desconocido de la Cordillera Cantábrica. 

1. Introducción 

La liebre de piornal (Lepus castroviejoi), es una especie endémica de la Cordillera Cantábrica y una de las últimas especies en ser descritas científicamente (Palacios, 1976). Recibe el nombre científico en honor al biólogo gallego Javier Castroviejo (Ballesteros, 2003), autor del primer estudio en el que se evidenciaban las diferencias entre las especies de liebres presentes en la Cordillera.

Las principales características morfológicas que definen a esta especie son el tamaño intermedio entre la liebre ibérica (L. granatensis) y la liebre europea (L. europaeus), orejas proporcionalmente más cortas en comparación con las otras especies y contraste nítido entre el color amarillento del dorso y el blanco del vientre, a diferencia de la transición difuminada de la liebre europea. La zona blanca ventral puede llegar a las patas anteriores aunque en menor medida que  la liebre  ibérica. Especialmente distintiva es el dibujo facial con una banda blanca que va desde el ojo al hocico y rodea la parte inferior de las mejillas (ver Figura 1).

Figura1. Liebre de piornal en la que se aprecia claramente el diseño facial, encamada bajo un pino.



El origen evolutivo de la liebre de piornal ha sido motivo de controversia desde el momento de su descubrimiento. En un principio se pensó que la liebre europea era la especie más antigua y que de ella surgieron la liebre ibérica y la liebre de piornal.  Estudios posteriores han demostrado que la liebre de Córcega (Lepus corsicanus de Winton, 1898) y la liebre de piornal (Lepus castroviejoi) son especies semejantes tanto morfológica como genéticamente (Alves et al., 2002) y que incluso podría tratarse de la misma especie, ya que ambas se vieron relegadas a zonas de la península ibérica e itálica en algún momento del Pleistoceno.

2. Distribución y hábitat. Adaptación evolutiva a la alta montaña.

El área de distribución se ciñe exclusivamente a la Cordillera Cantábrica donde ocupa una franja de unos 230 km de longitud y unos 25-40 km de anchura, desde los Ancares, entre Lugo y León, hasta la sierra de Peña Labra, entre Cantabria y Palencia (Ballesteros, 2003). Así, se encuentra presente en el Sur de Asturias, Norte de Palencia, Norte de León y una franja relativamente estrecha al Este de Lugo.
La principal peculiaridad de esta especie es que ocupa un nicho muy específico tanto altitudinalmente como en lo referente a su hábitat. Así, y respecto a la altitud, se distribuye por lo general en cotas que varían entre los 1000-1900 metros.  En cuanto al paisaje vegetal que ocupa, este se encuentra formado principalmente por piornales (Cytisus scoparius, Cytisus multiflorus, Genistea polygaliphylla) y brezales (Erica aragonensis, Erica arborea) alternados con pastizales de montaña donde alimentarse (ver Figura 2). 



Figura 2. Haciendo honor a su nombre, encamada bajo un piorno.



Los claros que se forman en el interior de los piornales son utilizados como zonas de alimentación (ver Figura 3).

Figura 3. Los claros en el interior del piornal les sirven de lugar de alimentación y de refugio ante depredadores.


Ya hemos hablado de la morfología de la liebre de piornal y de su distribución en cotas altas, por encima de los  1000 metros, caracterizadas estas por condiciones climáticas con temperaturas frías y nevadas intensas (ver Figura 4).  

Figura 4. Rastro sobre un paisaje nevado.Tan sólo algunos piornos sirven de refugio y alimento.



¿Es posible que este endemismo se haya adaptado a la climatología extrema de la Cordillera Cantábrica? En la Tabla 1 se resume la biología descriptiva de las tres especies presentes en la Península Ibérica (magrama.gob.es).



Tabla 1.Biología descriptiva comparada de las tres especies de liebre presentes en la Cordillera Cantábrica


Siendo la liebre de piornal de tamaño intermedio, esa correlación en todas las medidas biométricas respecto a las otras liebres se ve alterada por la dimensión de la oreja mucho más pequeña proporcionalmente de lo que cabría esperar (ver Figura 5), incluso la liebre ibérica de menor tamaño tiene unas orejas más largas.  

Figura 5. Oreja proporcionalmente mas corta que el resto de liebres.



Este hecho se podría explicar aplicando la Ley de Fourier de la conducción térmica a la morfología de la liebre del piornal. Esta ley viene dada por la siguiente expresión,


 
I=Ak ∆T/∆X



Siendo,
I: Intensidad de corriente térmica, es decir, flujo de pérdida de calor (W).
A: Superficie del animal.
k: Constante de conductividad térmica, que depende del tipo de piel, pelo o plumas.
∆T: Diferencia de temperatura entre el cuerpo del animal y la temperatura ambiente.
∆X: Distancia de separación entre la piel y el ambiente.
Por tanto, la Ley de Fourier señala que la intensidad de corriente térmica, es decir el flujo de transferencia de calor a partir del individuo, es directamente proporcional al Área de la superficie del animal, la constante de conductividad térmica y la diferencia de temperatura entre este y el ambiente. Además, esta pérdida de calor es inversamente proporcional a la distancia entre la piel y el ambiente.  Por tanto, y respecto a la liebre de piornal, unas orejas de menor tamaño permiten disminuir el área total, de forma que cuánto más pequeña sea esta menor será la perdida de calor. Esta ley también explica por qué las aves ahuecan las alas en días gélidos, ya que aumentando la Δx, se reduce la intensidad de corriente térmica, es decir, la pérdida de calor (ver Figura 6).

Figura 6. Perdices pardillas con el plumaje completamente ahuecado en días gélidos.Según la ley de Fourier de la conducción térmica, si aumenta la separación entre la piel y el ambiente, se produce una menor pérdida de calor.

3. Abundancia de la liebre de piornal en la Cordillera Cantábrica: dificultades de muestreo y resultados.

La liebre de piornal se trata de una de las especies de las que menos datos se conocen. No hay muchos datos de reproducción o tasas de natalidad  y escasean los datos de celo aunque se presupone que en la cordillera tiene lugar en los meses de abril o mayo. Se desconoce cómo le puede afectar la fragmentación del hábitat, la humanización de las zonas montañosas o la perdida de usos tradicionales como la ganadería extensiva. Tampoco hay  datos relevantes sobre patologías  o estudios sobre  predación aunque posiblemente  zorros (Vulpes vulpes), gatos monteses (Felis silvestris), lobos (Canis lupus) y águilas reales (Aquila chrysaetos) sean potencialmente los mayores depredadores.  Escasean los estudios sobre las dimensiones del territorio de campeo y sobre la migración en altura que se puedan producir en invierno ante las fuertes nevadas, por lo que a fecha de hoy, en muchos aspectos sigue siendo una especie desconocida, incluso en lo referente a su abundancia. Por ello, mediante este estudio se ha tratado de aportar luz sobre la presencia de esta especie en la Cordillera Cantábrica.

Es conocido que la posibilidad de contar o censar todos los individuos de una determinada especie en un territorio es prácticamente imposible más si se trata de especies de detectabilidad baja como es el caso de la liebre de piornal. Por ello, resulta mucho más fiable realizar una estimación del tamaño de la población mediante un muestreo. En este caso el muestreo tuvo lugar en la montaña central leonesa, en la Reserva Regional de Caza de Mampodre. Durante la realización del trabajo se descartaron una serie de técnicas que se presuponían no apropiadas como, por ejemplo, el recuento de excrementos o método de recuentro de producción fecal ya que si es válido para determinar la presencia de la especie  pero poco fiable para la estima de abundancia. Lo mismo ocurre con la localización de huellas. Tampoco son fiables  los datos obtenidos de las cacerías ya que estos están sujetos a la presión cinegética que se ejerza sobre otras especies, es decir en años de abundancia de perdices las liebres abatidas son mucho menores que en años de escasez. 

Finalmente, y una vez descartados otros métodos, se ha realizado el muestreo mediante itinerarios nocturnos realizados  a una velocidad media de 5-10 km por hora y ocupados por un conductor y dos observadores que prospectan de forma simultánea ambos laterales de la vía. Tan sólo se detiene el vehículo para anotar el punto kilométrico y la hora del avistamiento.  Se han realizado una serie de recorridos por el territorio de muestreo sin tener en cuenta las zonas en la que se presupone mayor presencia de la especie para garantizar que se cubra de forma homogénea el territorio. En los recorridos no circulares sólo se ha muestreado en un sentido para garantizar conteos dobles y la independencia del avistamiento. Previamente se habían realizado los recorridos durante el día y sabiendo la distancia de alcance de los focos se puede calcular de forma aproximada la superficie barrida para la estima de abundancia.

La época en la que se ha realizado el censo (mes de marzo) es el momento de detectabilidad máxima y el sex-ratio lo más equilibrado posible al evitar picos de celo o momento álgido de paridera. Por otra parte la superficie ocupada por nieve, próxima al 80 %, hace que la visibilidad sea máxima ya que la vegetación arbustiva  tiene una cobertura mínima y se simplifican los problemas de sombras. Del mismo modo, los animales se ven limitados por el alimento por lo que su localización en las zonas desprovistas  de nieve es más sencilla. Previamente, y antes del  inicio de los recorridos, se realizaron dos salidas nocturnas durante dos noches consecutivas con el fin de determinar los picos de actividad de la especie, determinándose que la mayor actividad tenía lugar aproximadamente dos horas después de la puesta de sol (momento en el que las liebres observadas se encontraban comiendo, y se aumentaba la probabilidad de localización en las zonas de alimento).
Finalmente, en el muestreo se realizaron ocho salidas nocturnas teniendo en cuenta los factores meteorológicos y evitando noches de condiciones desfavorables (lluvia, niebla o viento) con el fin de minimizar su influencia en el muestreo. También se descartaron  las noches de luna llena por la posible alteración de datos que pueda producir la incidencia de la luna en especies de hábitos nocturnos.  Se recorrieron   un total de  74,8 km, y se observaron 22 liebres, obteniéndose un índice de abundancia de 0.29 liebres/km. En los itinerarios se ha establecido un margen de abundancia relativa entre 0 y 4. La cota mínima de observación fue de 1230 metros y la máxima de 1650. La superficie muestreada asciende a 2960 Ha.
Otras especies observadas fueron: tejón (Meles meles) 8 individuos, zorro (Vulpes vulpes) 6, garduña (Martes foina) 2, ciervo (Cervus elaphus) 33, corzo (Capreolus capreolus) 12 y gato montés (Felis silvestris) 1.


4. Protección de un endemismo mundial poco conocido

Ya hemos señalado que esta especie es exigente en cuanto al tipo de orografía y vegetación y además que la altitud es un factor determinante para su localización. Estos son los mismos requerimientos que necesita otra especie emblema de la Cordillera Cantábrica, la perdiz pardilla, Perdix perdix hispaniensis, (ver Figuras 6 y 7) con la que comparte el mismo hábitat (ver Figuras 8 y 9). 

Figura 7. Macho adulto de perdiz pardilla

Figura 8. Excrementos de liebre de piornal y de perdiz pardilla en la misma zona de alimentación.




Figura 9.Tres rastros de perdiz pardilla se cruzan sobre dos de liebre de piornal.



No obstante, es importante señalar que mientras que la liebre de piornal es una especie cinegética la perdiz pardilla se considera especie protegida en España a excepción de Cataluña desde la temporada 98/99. 
La liebre de piornal está catalogada como Vulnerable según los criterios de la  Unión Internacional Para la Conservación de la Naturaleza (UICN, 2001). Teniendo en cuenta que  este criterio está constituido por especies que presentan una alta probabilidad de convertirse en especies en peligro de extinción no parece fácil de entender por qué continúa siendo una especie cinegética. ¿Por qué se prohíbe la caza de especies que comparten hábitat y tiene una distribución a nivel nacional mucho mayor que la liebre, como  la perdiz pardilla y no se prohíbe también la caza de la liebre de piornal?, ¿Cuáles son las razones por las que una especie con menor rango de distribución que osos o urogallos y sujetas a fluctuaciones periódicas de sus poblaciones,  siga siendo catalogada como especie cinegética?, ¿Qué tiene que ocurrir para que una especie endémica de la Cordillera Cantábrica y por tanto un endemismo a nivel mundial,  pase a la categoría de especie protegida?




5. Bibliografía
PALACIOS, F. (1976). Descripción de una nueva especie de liebre (Lepus castroviejoi), endémica de la Cordillera Cantábrica. Doñana, Acta Vertebrata, 3 (2): 205-223.

BALLESTEROS, F. Liebre de Piornal, Lepus Castroviejoi Palacios, 1976. Galemys 15 (1), 2003.

BALLESTEROS, F. Técnicas aplicables para la estimaciób y monitorización de la abundancia de la liebre de piornal (Lepus castroviejoi).INDUROTISSSN15771814.

ALVES, P. C., D. J. HARRIS Y F. SUCHENTRUNK (2002). Molecular data pertinent to the phylogeneticrelationships between Lepus corsicanus and L. castroviejoi (Leporidae, Lagomorpha).Mammalian Biology, 67, (Suppl.): 5-6.

ALVES, P. C., N. FERRAND, F. SUCHENTRUNK Y D. J. HARRIS (2003). Ancient introgression of Lepustimidus mtDNA into L. granatensis and L. europaeus in the Iberian Peninsula. MolecularPhylogenetics and Evolution, 27: 70-80.

UICN(2001). Categorías y Criterios de la Lista Roja de la UICN: Versión 3.1. Comisión de Supervivencia de Especies. UICN, Gland, Suiza y Cambridge, Reino Unido. 33 pp.

MAGRAMA.GOB.ES