Garza real (Ardea cinerea) y buitre leonado (Gyps fulvus)



Os muestro unos pequeños videos de las estrategias de alimentación de dos especies de nuestra fauna, la garza real (Ardea cinerea) y el buitre leonado (Gyps fulvus).
Los dos videos son igual de sorprendentes, el primero por el considerable tamaño de las tencas de las que se alimenta esta colonia de garzas, y el otro por la agresividad  con la  que se compite por la comida entre congéneres. Si alguna vez os habeís preguntado cuanto tiempo tardan los buitres en dar cuenta de una oveja...




</















Lobo VI: "Eterna Primavera"


Había dedicado varias horas en esta entrada, escrito varios folios dando mi opinión en lo referente al último censo de lobo, a la apertura de la caza el día 1 de septiembre, a las empresas privadas que dentro de los espacios públicos se dedican a llevar a la gente a ver lobos (por dinero claro esta) y a otros muchos áspectos, pero cuando lo había acabado llegue a la conclusión de que no valía la pena, primrero porque no iba  a servir de nada y segundo porque no era esa la línea editorial  que quiero seguir para mi blog, el que me conoce o el que quiera conocerme que lo haga por mi trabajo (por mis lobos) y no por mis críticas a unos y otros.

Quiero mostrar el seguimiento a una manada de lobos y por supuesto que no voy a hablar de lobo alfa ni mucho menos, de desestructurar manadas ni cosas de esas porque creo que para saber como se desestructura una manada primero hay que saber como están estructuradas y de las relaciones sociales de los lobos muy poco se sabe, y si alguien lo sabe tengo muchas preguntas que hacerle.

Esta camada, está formada por por la pareja reproductora, y los cachorros (cuatro machos y dos hembras), y aquí vienen un par de  preguntas a los que estructuran y desestructuran: si alguien puede decirme como estaría estructurada esta manada el año que viene si no hubiera ninguna baja que me lo diga por favor.
Tambíen tengo curiosidad por saber por qué razón de los seis cachorros uno de los hermanos mayores es repudiado por todos sus hermanos, apenas participa en los juegos del grupo y está siempre a una distancía considerable del resto de hermanos.

Esta fotografía es del macho, es sorprendente como una sola mirada sirve a los cachorros para saber si tienen que acercarse a el o permanecer inmóviles.

 

A continuación muestro alguna fotografía de los cachorros. Bueno empezaré por el principio, esta es la lobera donde nacieron los pequeños, en lo mas espeso del monte, dificil de localizar.





Están esperando por dos de sus hermanos, el sexto ya dije que no era muy querido por los otros, luego en el video se verá mejor. 





Tantas horas pase mirando para ellos que hasta se me ocurrio ponerles nombres, pero eso me lo reservo para mi, en especial el de esa lobina lista, la más espabilada y pequeña del grupo que no paraba de morder a sus hermanos en las patas.  A la manada pensé llamarla, la  "manada primavera" porque nada me gustaría mas que saber los que vivirán la primavera próxima.



Aquí muestro un video de los pequeños, solo son niños que juegan con sus hermanos y creo que cada cachorro se merece el respeto y el  derecho  de que le llegue el momento de descubrir cuando su padre deja de ser su padre y se convierte en su lider, o el momento en el que esa lobina lista deja de ser su hermana y se convierte en su compañera.... en fin... eterna primavera.

Espero que os guste.





 
















"Cosas de corzos"



Cada vez tengo más claro lo poco que sabemos de la mayoría de las especies salvajes por muy familiarizados a verlas que estemos como pueden ser los corzos. Y no me refiero a biología descriptiva sino a etología y pautas de comportamiento.

Miles de horas en los últimos quince años recechando corzos y no dejan de sorprenderme, cuántas horas de tertulias para al final darme cuenta que todos los comentarios y opiniones no son mas que conjeturas sin fundamento cuando lo más sencillo sería decir , NO TENGO NI IDEA, por qué se comportan de una manera o de otra.
Y no tengo ni idea de explicar razonadamente por qué una mañana veo una docena de corzos y al día siguiente en la misma zona ninguno, no encuentro una explicación lógica para poder refutar los motivos. En jornadas vacías de avistamientos buscamos el consuelo amparándonos en que les afecta la luna (si es que hay cambio de fase lunar), o bien en que las hembras están a punto de parir o que tienen los corcinos muy pequeños y que no se alejan practicamente de ellos, que los machos están cogiendo fuerzas para el celo y merman su actividad o que ya se les ha pasado y tampoco se mueven. Los cambios de tiempo atmosférico también nos sirven de excusa perfecta para justificar por qué no los vemos y ya no digamos los días de viento o los de mucho calor que esos son perfectos para decir que se alimentan de noche y por el día apenas se mueven.

En definitiva, todos los que salimos al monte una mañana de las que decimos "buena de corzo" con noche fresca  y rocío al amanecer  y no vemos ni un sólo corzo en toda la jornada, cuando volvemos al coche buscamos una justificación vacía de fundamento pero que eso sí, nos sirve de consuelo que da gusto porque nos creemos mucho mas expertos en ellos, que ellos mismos. Faltaría más.

Creo que las imagenes pueden dar constancia de lo que quiero explicar y de cómo no puedo explicar por qué ocurre.
Este es un video de una hembra de corzo amamantando a su corcino. De repente acude otra hembra y no sólo la madre tolera su  presencia si no que además consiente que amamante a su cría. Por otra parte, el corcino admite de buena gana tener dos madres, bien sano y fuerte se va a hacer con tanta leche "materna".
Ahora es cuándo como grandes expertos corceros decimos que eso ocurre porque la madre del corcino (aparentemente más jóven) es hija de la otra hembra adulta, o que tal vez sean hermanas o que la madre adoptiva perdió la cría y que por eso amamanta al corcino. Una vez más conjeturas y suposiciones por no decir, no tengo ni idea si se trata de un caso aislado o relativamente normal entre hembras que comparten territorio, ya tengan  vínculos de consanguinidad o no, si hembras que pierden la cría son toleradas por otras hembras para que amamanten a las suyas, o si crías huerfánas pueden ser adoptadas por otras corzas.
Muchas preguntas  y pocos respuestas fiables.

Mejor disfrutad del video que yo creo que vale la pena.







Este otro video refleja uno de los momentos mas íntimos de la biología corcera. Desde mediados de julio hasta mediados de agosto tendrá lugar el celo de los corzos ( "la ladra") y con muchas horas de campo y un poco de suerte podremos  ver algo asi. Esta grabación es del celo pasado, y puesto que es un macho bastante bueno, merecía la pena no ponerlo en peligro por lo que pudiera pasar.
En próximas entradas os mostraré mas "cosas de corzos".











"Corcino" (no lo toques, su madre lo está viendo)







Es muy frecuente que en esta época del año lleguen a los centros de recuperación  muchas crías de corzo recogidos por excursionistas, agricultores o simplemente por gente que dando un paseo se tropieza con un corcino frente a sus pies.
Esto es precisamente lo que no hay que hacer, NO LO TOQUES, NO ESTA ABANDONADO NI PERDIDO, SU MADRE ESTÁ CERCA Y LO ESTA OBSERVANDO.

La estrategia defensiva de un corcino no es huir, sino permanecer inmóvil y confiar en su librea mimética ante los depredadores. 
Nada más nacer  los corcinos son limpiados por sus madres que se alimentan de la placenta,  para no dejar rastros de olor a los depredadores y para estimular el flujo de leche materna. Una vez que ha pasado este ritual los corcinos practicamente no desprenden olor alguno y las madres permanecen relativamente alejadas de ellos hasta que los corcinos reclaman comida.

Ante el menor peligro la madre intentará llamar la atención del intruso para alejarlo del corcino. 
Por eso, tenemos que tener en cuenta que si nos encontramos un corcino en el monte, no debemos tocarlo(ya que la madre si detecta el olor humano puede abandonarlo), no debemos intentar levantarlo (permanece inmóvil como estrategia de defensa no porque no pueda hacerlo) y sobre todo no debemos llevárnoslo. 
Si lo llevamos a casa es probable que muera y en el caso de que sobreviva  se va a convertir en un animal peligroso para los propios dueños.

Tampoco es bueno permanecer mucho tiempo cerca de un corcino, aunque no lo toquemos, ya que muchos depredadores como zorros se especializan en seguir rastros humanos porque pueden asociarlos a restos de comida, basuras etc.Por tanto y aunque sea sin querer estaremos llevando a los depredadores ante los corcinos.

No debemos olvidar que no solo los depredadores son enemigos de los corcinos. Existe otro que mutila y mata a muchos en las zonas de media y alta montaña en esta época del año como son las segadoras. Asi que si conoceís a alguien que vaya a desempeñar estas labores agrícolas durante munchos días, hacedles llegar este enlace y que tengan especial cuidado.

Los corcinos, tumbados entre la hierba alta, permanecen inmóviles ajenos al peligro hasta el fatal desenlace.

Observad esta foto de un corzo que me encontré por casualidad. Permanece inmóvil, tembloroso, parece desvalido y abandonado a su suerte.

NO LO RECOJAS
 Mirad esta fotografia una hora despúes y a gran distancia.Se ha levantado para colocarse al sol, cabeza erguida y áspecto mas saludable.



Otro ejemplo de otros dos corcinos, un poco más grandes que ya intentaban levantarse al verme.

Por lo general los partos son de dos (macho y hembra) excepcionalmente tres.
Un par de horas después la madre vuelve junto a ellos.




Y para finalizar un pequeño video del corcino descansando,escuchandose de fondo su primera  tormenta la cual parece no asustarle; a pesar de ser bien pequeño intenta estar atento a todo lo que le rodea, hocico al viento, orejas "listas" a un lado y al otro...Increible.

Por favor, me despido del mismo modo que inicie esta entrada: NO LO TOQUES, SU MADRE LO ESTA VIENDO.









Seguimiento del Águila real (Aquila chrysaetos)





Han pasado ya unos cuantos meses desde el duro invierno y a pesar de todo las águilas han conseguido sacar un pollo adelante. Un pequeño video del seguimiento a lo largo del año de la pareja de águilas reales.




Cephenemyia stimulator (el gusano de las narices)

Muchas son las causas de mortalidad en  los corzos (Capreolus capreolus), como la caza (bien sea regulada o furtiva), los atropellos, ahogamientos en canales o balsas de riego, o bien las propias condiciones naturales en las que perecen en manos de los depredadores.
Desde hace unos pocos años (me refiero en concreto a la provincia de León), a todos estos factores hay que sumar un nuevo factor de "mortalidad": La Cephenemyia stimulator o gusano de la garganta y nariz del corzo.

No hay muchos estudios relativos a la Cephenemyia. No obstante voy a intentar responder a modo de cuestionario las preguntas más frecuentes que nos pueden surgir.

1-¿Qué es la Cephenemyia stimulator?
Se trata de un insecto díptero (mosca) de áspecto similar a un abejorro que causa una miasis (enfermedad parasitaria) en los corzos. Las larvas de esta mosca se desarrollan exclusivamente en el interior de la laringe y de las fosas nasales del corzo.


Larvas presentes en la garganta de un corzo

2-¿Cómo se transmite a los corzos?
Este tipo de moscas no depositan huevos sobre los corzos, sino que las Cephenemyias adultas (por lo general en los meses de verano) se acercan a las fosas nasales de los corzos y "lanzan" las larvas de aproximadamente 1mm de longitud y de color blanquecino, que se introducen por los ollares y se desarrollan durante varios meses en el interior de la cavidad nasal o faringe hasta alcanzar un tamaño de unos 3 cm de longitud.
Cuando alcanzan este tamaño aproximado salen por los ollares o la boca, caen al suelo y tras varias semanas en fase de pupa se convierten de nuevo en moscas adultas para cerrar asi el ciclo biológico.


Tamaño de una de las larvas a punto de salir por los ollares del corzo y convertirse en mosca

3-¿Se puede transmitir de unos corzos a otros?
No, puesto que no se trata de una enfermedad. Tan sólo la mosca puede puede depositar las larvas en el corzo y parasitarlo.

4-¿Existe algún riesgo para la salud al manipular corzos con gusanos o al consumir carne de estos corzos?
No. No exsite ningún riesgo para los humanos ya sea al manipularlos o al consumir la carne. La Cephenemyia stimulator no causa ningún tipo de zoonosis por lo que es imposible que se transmita  a las personas.

5-¿Afecta por igual a machos que a hembras?
Es muy dificil saber la proporción en la que afecta a machos y hembras si bien se han encontrado gusanos en ambos sexos. No obstante la mayor parte de los casos observados es en los  machos, debido tambíen a que es mucho mayor el número de machos abatidos que de hembras. Por lo general, los cazadores sólo se llevan la cabeza en los machos y al llevarse el trofeo observan que el corzo está parasitado.

Numero de larvas presentes en un sólo corzo
 
6-¿Causa de forma directa la muerte a los corzos?
La presencia de gusanos puede provocar a los corzos, a parte de las molestias propias de los parasitos en la garganta, irritación , aumento de la secrección nasal, estornudos, y si el número de gusanos es muy elevado disminuye la capacidad respiratoria por lo que es mucho más vulnerable ante depredadores. En caso de huida se fatiga más y disminuye su capacidad de resistencia.
En cualquier caso solo si el número de parasitos es muy elevado podría provocar la muerte por asfixia.



El número de gusanos en este otro corzo practicamente le impide respirar lo que podria provocarle la muerte por asfixia

7-¿Se puede saber "en campo" si un corzo está afectado por su áspecto externo?
En principio no. De hecho hay muchos corzos afectados que son asintomáticos. Presentan una condición corporal normal tanto en el pelaje como en el peso.
Tan sólo en casos muy extremos, de comportamiento anormal, actitud no huidiza, sintomas de asfixia, espuma en las fosas nasales etc, podriamos pensar que está parasitado.

8-¿Cómo afectará la Cephenemyia a la poblacion corcera y qué porcentaje de corzos está parasitado?
Es algo que se desconoce pero en principio cabe suponer que serán periodos cíclicos con picos de máximos y mínimos y que por otra parte como en todas las relaciones entre parasitos y especies hospedadoras se mantendrá cierto equilibrio, es decir, si la Cephenemyia acabara con la población corcera y puesto que ella sólo parasita a los corzos, también desaparecería, por lo que es improbable que esto se produzca.

9-¿Cómo está extendida geograficamente la Cephenemyia?
Del mismo modo que es muy dificil datar cientificamente como se introdujo esta parasitosis en España, también es muy dificil saber hasta dónde está extendida ahora mismo, aunque se cree que la mayor parte de los corzos afectados están en el noroeste peninsular.

A continuación un video en el que se ve con claridad las larvas de la mosca. Se trata de dos casos diferentes (un corzo y una corza) pero ambos con gran número de gusanos.
Las imagenes son um poco desagradables pero bueno...







Liebre de piornal II (Lepus castroviejoi)

Esta entrada es un poco diferente al resto, no tanto  por el contenido sino por la forma de contarlo, quizas un poco mas técnica y siguiendo unos patrones de estudio de forma que puede ser publicado con cierto rigor, mas allá del caracter divulgativo que intento mantener en todo momento. No obstante creo que la liebre de piornal bien lo merece y si alquien quiere y puede decidir al respecto de esta especie y lee esto, espero que pueda contestar alguna de mis preguntas.




Liebre de piornal: el endemismo desconocido de la Cordillera Cantábrica. 

1. Introducción 

La liebre de piornal (Lepus castroviejoi), es una especie endémica de la Cordillera Cantábrica y una de las últimas especies en ser descritas científicamente (Palacios, 1976). Recibe el nombre científico en honor al biólogo gallego Javier Castroviejo (Ballesteros, 2003), autor del primer estudio en el que se evidenciaban las diferencias entre las especies de liebres presentes en la Cordillera.

Las principales características morfológicas que definen a esta especie son el tamaño intermedio entre la liebre ibérica (L. granatensis) y la liebre europea (L. europaeus), orejas proporcionalmente más cortas en comparación con las otras especies y contraste nítido entre el color amarillento del dorso y el blanco del vientre, a diferencia de la transición difuminada de la liebre europea. La zona blanca ventral puede llegar a las patas anteriores aunque en menor medida que  la liebre  ibérica. Especialmente distintiva es el dibujo facial con una banda blanca que va desde el ojo al hocico y rodea la parte inferior de las mejillas (ver Figura 1).

Figura1. Liebre de piornal en la que se aprecia claramente el diseño facial, encamada bajo un pino.



El origen evolutivo de la liebre de piornal ha sido motivo de controversia desde el momento de su descubrimiento. En un principio se pensó que la liebre europea era la especie más antigua y que de ella surgieron la liebre ibérica y la liebre de piornal.  Estudios posteriores han demostrado que la liebre de Córcega (Lepus corsicanus de Winton, 1898) y la liebre de piornal (Lepus castroviejoi) son especies semejantes tanto morfológica como genéticamente (Alves et al., 2002) y que incluso podría tratarse de la misma especie, ya que ambas se vieron relegadas a zonas de la península ibérica e itálica en algún momento del Pleistoceno.

2. Distribución y hábitat. Adaptación evolutiva a la alta montaña.

El área de distribución se ciñe exclusivamente a la Cordillera Cantábrica donde ocupa una franja de unos 230 km de longitud y unos 25-40 km de anchura, desde los Ancares, entre Lugo y León, hasta la sierra de Peña Labra, entre Cantabria y Palencia (Ballesteros, 2003). Así, se encuentra presente en el Sur de Asturias, Norte de Palencia, Norte de León y una franja relativamente estrecha al Este de Lugo.
La principal peculiaridad de esta especie es que ocupa un nicho muy específico tanto altitudinalmente como en lo referente a su hábitat. Así, y respecto a la altitud, se distribuye por lo general en cotas que varían entre los 1000-1900 metros.  En cuanto al paisaje vegetal que ocupa, este se encuentra formado principalmente por piornales (Cytisus scoparius, Cytisus multiflorus, Genistea polygaliphylla) y brezales (Erica aragonensis, Erica arborea) alternados con pastizales de montaña donde alimentarse (ver Figura 2). 



Figura 2. Haciendo honor a su nombre, encamada bajo un piorno.



Los claros que se forman en el interior de los piornales son utilizados como zonas de alimentación (ver Figura 3).

Figura 3. Los claros en el interior del piornal les sirven de lugar de alimentación y de refugio ante depredadores.


Ya hemos hablado de la morfología de la liebre de piornal y de su distribución en cotas altas, por encima de los  1000 metros, caracterizadas estas por condiciones climáticas con temperaturas frías y nevadas intensas (ver Figura 4).  

Figura 4. Rastro sobre un paisaje nevado.Tan sólo algunos piornos sirven de refugio y alimento.



¿Es posible que este endemismo se haya adaptado a la climatología extrema de la Cordillera Cantábrica? En la Tabla 1 se resume la biología descriptiva de las tres especies presentes en la Península Ibérica (magrama.gob.es).



Tabla 1.Biología descriptiva comparada de las tres especies de liebre presentes en la Cordillera Cantábrica


Siendo la liebre de piornal de tamaño intermedio, esa correlación en todas las medidas biométricas respecto a las otras liebres se ve alterada por la dimensión de la oreja mucho más pequeña proporcionalmente de lo que cabría esperar (ver Figura 5), incluso la liebre ibérica de menor tamaño tiene unas orejas más largas.  

Figura 5. Oreja proporcionalmente mas corta que el resto de liebres.



Este hecho se podría explicar aplicando la Ley de Fourier de la conducción térmica a la morfología de la liebre del piornal. Esta ley viene dada por la siguiente expresión,


 
I=Ak ∆T/∆X



Siendo,
I: Intensidad de corriente térmica, es decir, flujo de pérdida de calor (W).
A: Superficie del animal.
k: Constante de conductividad térmica, que depende del tipo de piel, pelo o plumas.
∆T: Diferencia de temperatura entre el cuerpo del animal y la temperatura ambiente.
∆X: Distancia de separación entre la piel y el ambiente.
Por tanto, la Ley de Fourier señala que la intensidad de corriente térmica, es decir el flujo de transferencia de calor a partir del individuo, es directamente proporcional al Área de la superficie del animal, la constante de conductividad térmica y la diferencia de temperatura entre este y el ambiente. Además, esta pérdida de calor es inversamente proporcional a la distancia entre la piel y el ambiente.  Por tanto, y respecto a la liebre de piornal, unas orejas de menor tamaño permiten disminuir el área total, de forma que cuánto más pequeña sea esta menor será la perdida de calor. Esta ley también explica por qué las aves ahuecan las alas en días gélidos, ya que aumentando la Δx, se reduce la intensidad de corriente térmica, es decir, la pérdida de calor (ver Figura 6).

Figura 6. Perdices pardillas con el plumaje completamente ahuecado en días gélidos.Según la ley de Fourier de la conducción térmica, si aumenta la separación entre la piel y el ambiente, se produce una menor pérdida de calor.

3. Abundancia de la liebre de piornal en la Cordillera Cantábrica: dificultades de muestreo y resultados.

La liebre de piornal se trata de una de las especies de las que menos datos se conocen. No hay muchos datos de reproducción o tasas de natalidad  y escasean los datos de celo aunque se presupone que en la cordillera tiene lugar en los meses de abril o mayo. Se desconoce cómo le puede afectar la fragmentación del hábitat, la humanización de las zonas montañosas o la perdida de usos tradicionales como la ganadería extensiva. Tampoco hay  datos relevantes sobre patologías  o estudios sobre  predación aunque posiblemente  zorros (Vulpes vulpes), gatos monteses (Felis silvestris), lobos (Canis lupus) y águilas reales (Aquila chrysaetos) sean potencialmente los mayores depredadores.  Escasean los estudios sobre las dimensiones del territorio de campeo y sobre la migración en altura que se puedan producir en invierno ante las fuertes nevadas, por lo que a fecha de hoy, en muchos aspectos sigue siendo una especie desconocida, incluso en lo referente a su abundancia. Por ello, mediante este estudio se ha tratado de aportar luz sobre la presencia de esta especie en la Cordillera Cantábrica.

Es conocido que la posibilidad de contar o censar todos los individuos de una determinada especie en un territorio es prácticamente imposible más si se trata de especies de detectabilidad baja como es el caso de la liebre de piornal. Por ello, resulta mucho más fiable realizar una estimación del tamaño de la población mediante un muestreo. En este caso el muestreo tuvo lugar en la montaña central leonesa, en la Reserva Regional de Caza de Mampodre. Durante la realización del trabajo se descartaron una serie de técnicas que se presuponían no apropiadas como, por ejemplo, el recuento de excrementos o método de recuentro de producción fecal ya que si es válido para determinar la presencia de la especie  pero poco fiable para la estima de abundancia. Lo mismo ocurre con la localización de huellas. Tampoco son fiables  los datos obtenidos de las cacerías ya que estos están sujetos a la presión cinegética que se ejerza sobre otras especies, es decir en años de abundancia de perdices las liebres abatidas son mucho menores que en años de escasez. 

Finalmente, y una vez descartados otros métodos, se ha realizado el muestreo mediante itinerarios nocturnos realizados  a una velocidad media de 5-10 km por hora y ocupados por un conductor y dos observadores que prospectan de forma simultánea ambos laterales de la vía. Tan sólo se detiene el vehículo para anotar el punto kilométrico y la hora del avistamiento.  Se han realizado una serie de recorridos por el territorio de muestreo sin tener en cuenta las zonas en la que se presupone mayor presencia de la especie para garantizar que se cubra de forma homogénea el territorio. En los recorridos no circulares sólo se ha muestreado en un sentido para garantizar conteos dobles y la independencia del avistamiento. Previamente se habían realizado los recorridos durante el día y sabiendo la distancia de alcance de los focos se puede calcular de forma aproximada la superficie barrida para la estima de abundancia.

La época en la que se ha realizado el censo (mes de marzo) es el momento de detectabilidad máxima y el sex-ratio lo más equilibrado posible al evitar picos de celo o momento álgido de paridera. Por otra parte la superficie ocupada por nieve, próxima al 80 %, hace que la visibilidad sea máxima ya que la vegetación arbustiva  tiene una cobertura mínima y se simplifican los problemas de sombras. Del mismo modo, los animales se ven limitados por el alimento por lo que su localización en las zonas desprovistas  de nieve es más sencilla. Previamente, y antes del  inicio de los recorridos, se realizaron dos salidas nocturnas durante dos noches consecutivas con el fin de determinar los picos de actividad de la especie, determinándose que la mayor actividad tenía lugar aproximadamente dos horas después de la puesta de sol (momento en el que las liebres observadas se encontraban comiendo, y se aumentaba la probabilidad de localización en las zonas de alimento).
Finalmente, en el muestreo se realizaron ocho salidas nocturnas teniendo en cuenta los factores meteorológicos y evitando noches de condiciones desfavorables (lluvia, niebla o viento) con el fin de minimizar su influencia en el muestreo. También se descartaron  las noches de luna llena por la posible alteración de datos que pueda producir la incidencia de la luna en especies de hábitos nocturnos.  Se recorrieron   un total de  74,8 km, y se observaron 22 liebres, obteniéndose un índice de abundancia de 0.29 liebres/km. En los itinerarios se ha establecido un margen de abundancia relativa entre 0 y 4. La cota mínima de observación fue de 1230 metros y la máxima de 1650. La superficie muestreada asciende a 2960 Ha.
Otras especies observadas fueron: tejón (Meles meles) 8 individuos, zorro (Vulpes vulpes) 6, garduña (Martes foina) 2, ciervo (Cervus elaphus) 33, corzo (Capreolus capreolus) 12 y gato montés (Felis silvestris) 1.


4. Protección de un endemismo mundial poco conocido

Ya hemos señalado que esta especie es exigente en cuanto al tipo de orografía y vegetación y además que la altitud es un factor determinante para su localización. Estos son los mismos requerimientos que necesita otra especie emblema de la Cordillera Cantábrica, la perdiz pardilla, Perdix perdix hispaniensis, (ver Figuras 6 y 7) con la que comparte el mismo hábitat (ver Figuras 8 y 9). 

Figura 7. Macho adulto de perdiz pardilla

Figura 8. Excrementos de liebre de piornal y de perdiz pardilla en la misma zona de alimentación.




Figura 9.Tres rastros de perdiz pardilla se cruzan sobre dos de liebre de piornal.



No obstante, es importante señalar que mientras que la liebre de piornal es una especie cinegética la perdiz pardilla se considera especie protegida en España a excepción de Cataluña desde la temporada 98/99. 
La liebre de piornal está catalogada como Vulnerable según los criterios de la  Unión Internacional Para la Conservación de la Naturaleza (UICN, 2001). Teniendo en cuenta que  este criterio está constituido por especies que presentan una alta probabilidad de convertirse en especies en peligro de extinción no parece fácil de entender por qué continúa siendo una especie cinegética. ¿Por qué se prohíbe la caza de especies que comparten hábitat y tiene una distribución a nivel nacional mucho mayor que la liebre, como  la perdiz pardilla y no se prohíbe también la caza de la liebre de piornal?, ¿Cuáles son las razones por las que una especie con menor rango de distribución que osos o urogallos y sujetas a fluctuaciones periódicas de sus poblaciones,  siga siendo catalogada como especie cinegética?, ¿Qué tiene que ocurrir para que una especie endémica de la Cordillera Cantábrica y por tanto un endemismo a nivel mundial,  pase a la categoría de especie protegida?




5. Bibliografía
PALACIOS, F. (1976). Descripción de una nueva especie de liebre (Lepus castroviejoi), endémica de la Cordillera Cantábrica. Doñana, Acta Vertebrata, 3 (2): 205-223.

BALLESTEROS, F. Liebre de Piornal, Lepus Castroviejoi Palacios, 1976. Galemys 15 (1), 2003.

BALLESTEROS, F. Técnicas aplicables para la estimaciób y monitorización de la abundancia de la liebre de piornal (Lepus castroviejoi).INDUROTISSSN15771814.

ALVES, P. C., D. J. HARRIS Y F. SUCHENTRUNK (2002). Molecular data pertinent to the phylogeneticrelationships between Lepus corsicanus and L. castroviejoi (Leporidae, Lagomorpha).Mammalian Biology, 67, (Suppl.): 5-6.

ALVES, P. C., N. FERRAND, F. SUCHENTRUNK Y D. J. HARRIS (2003). Ancient introgression of Lepustimidus mtDNA into L. granatensis and L. europaeus in the Iberian Peninsula. MolecularPhylogenetics and Evolution, 27: 70-80.

UICN(2001). Categorías y Criterios de la Lista Roja de la UICN: Versión 3.1. Comisión de Supervivencia de Especies. UICN, Gland, Suiza y Cambridge, Reino Unido. 33 pp.

MAGRAMA.GOB.ES